Tuesday, February 21, 2012

Elecciones Primarias en Venezuela. Más allá de los números


Nahem Reyes[1]


¿Qué fue lo que vivió Venezuela ayer? Simple, la coalición opositora ahora congregada en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) una versión mejorada de la extinta Coordinadora Democrática y donde hacen vida únicamente los partidos político, mediante la vía electoral, se procedió a la escogencia de candidatos únicos que optarán a los cargos de: 1 Presidente de la República, 17 Gobernaciones y 249 Alcaldías. Para ello, el Consejo Nacional Electoral dispuso de 3.707 centro de votación en todo el país, además se encargó de lo referido a la digitalización, trasmisión y totalización de los votos, el Plan República a cargo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para garantizar la seguridad del proceso.

            Los grandes números de la jornada, Venezuela tiene un universo electoral de más de 18 millones, antes de las 23H de ayer la Presidenta de la Comisión Electoral de la MUD, Teresa Albanes anunció al país los resultados: con un 95% de las mesas escrutadas el total de votos sufragados fue poco menos de 3 millones lo que equivale a una participación de menos de un cuarto del electorado nacional. Los sufragios quedaron repartidos así: el actual gobernador del Estado Miranda Enrique Capriles obtuvo una sólida victoria con 1.806.868, su más cercano rival el también gobernador, pero del Estado petrolero de Zulia sumó 867.601 voluntades, unos 150 mil votos restantes quedaron distribuidos entre la Diputada de la Asamblea Nacional María Corina Machado, el ex embajador Diego Arria y el activista político Pablo Medina.

            Pero aguas adentro, ¿cuál es la lectura que podemos hacer de esta jornada de cara a las elecciones presidenciales el 7 de octubre de 2012? Más allá de haber sido una jornada pacífica, tranquila y cívica, amén de la alegría y celebración de los dirigentes de la MUD y el Comando de Campaña de Capriles, a juicio de este humilde servidor, no hay muchas razones para celebrar. Contrariamente, el panorama para la oposición sigue siendo tan gélido como el clima actual en la Europa del Este, los números son preocupantes y disparan una alerta seria para la MUD y al mismo Capriles, si efectivamente quiere llegar a Miraflores.

            Las razones para sostener tal afirmación, estriban fundamentalmente en varios aspectos: se ignoró completamente el panorama actual: la Venezuela de doy presenta una pauperizada economía, severamente lesionada la institucionalidad democrática, aunado que el gobierno de Chávez, implantó un modelo autoritario-coercitivo-populista bajo el marco de un Estado netamente rentista y de corte ideológico socialista. Por si fuera poco, los Poderes Públicos como la Asamblea Nacional, Tribunal Supremo de Justicia, el propio Consejo Nacional Electoral no operan de manera independiente ni constitucional, sino a merced de la voluntad del Mandatario Nacional.

¿Cómo pernea todo esto en el ámbito electoral?, de manera muy adversa, los ciudadanos dependen de la administración pública estatal o regional  en gran medida para emplearse, por tanto para obtener su sustento personal como familiar. Ante esa histórica realidad, el presidente Chávez la ha utilizado para controlar la masa electoral, mecanismos como la infelizmente célebre lista de Tascón y Maisanta. En consecuencia, los empleados públicos, beneficiarios de misiones y los damnificados que aún desde los refugios aguardan por una casa, se abstuvieron de participar en estos comicios.

Un segundo aspecto del análisis, el show mediático costó 111 millones de BsF, equivalente a 26 millones de Dólares USA, sumamente costoso y no a tono con la lamentable realidad política-institucional actual, calculo típico de la mediocre oposición venezolana, lo que dejó en evidencia -una vez más- su miopía política, cuya incapacidad de la dirigencia no puede formalizar y ejecutar pactos políticos de alto nivel en fiel expresión de madures y elevada cultura política, si bien es cierto que la unidad como tal es positiva, pierde viabilidad al explotar en sobremanera el uso de los medios de comunicación social.

Continuando con la revisión de los aspectos de fondo, la oposición venezolana sigue siendo meros y pequeños liderazgos regionales, reducidos a una suerte de nichos geográficos y socio-económicos, a saber: Zulia, Nueva Esparta, Miranda, Carabobo y Distrito Capital, siendo los 3 últimos Estados muy cercanos a la capital. Desde la otra variable, sigue muy concentrada en una parte de la moribunda clase media baja hacia arriba, casos Municipio El Hatillo, Baruta, Chacao, Lecherías (en el interior), es decir, la penetración hacia los sectores populares, digamos las clases D y E, es casi nulo.

Por tanto, quienes ejercieron el derecho al sufragio ayer, acudimos para la escogencia de una figura entre un sector ya marcadamente definido opositor al gobierno de Chávez, los llamados “los escuálidos duros”. De allí, que la campaña de los diversos candidatos era seguida por éstos, situación terrible, pues, se traduce que el diálogo de la oposición hacia el sector popular hoy altamente descontento, no se materializa eficientemente, no convence, o lo que es peor, no luce mínimamente interesante para este grupo que representa poco menos del 80% de la población.

En crudo, un verdadero diálogo entre sordos fue esta primera fase de campaña, pues, los 5 pre-candidatos no incluyeron a estos sectores en sus frugales y poco estructuradas propuestas y mucho menos se habló de las formulas para restablecer un clima mínimo de gobernabilidad ante una eventual victoria con los Poderes controlados por el Chavismo, salvo Diego Arria que si lo consideró. Cerramos estas líneas, como una suerte de llamado a la reflexión, fundamentalmente a la dirigencia opositora, para que hagan a tiempo un verdadero esfuerzo por desarrollar una propuesta programática nacional de carácter policlasista, aún queda tiempo para superar las fallas estructurales aquí descritas.


[1] Certificate of Strategy and Defense Policy of Center for Hemispheric Defense Studies/National Defense University, Washignton D.C., Doctorando en Historia e investigador del Centro de Estudios de América de la UCV.

Monday, February 20, 2012

Application period now open

Dr. Richard Downie, CHDS Director addresses participants of the 2011 advanced and specialized courses.


 
The application period for the 2012 advanced and specialized courses is now open.  The SIS course is offered entirely in English, all other courses are conducted in Spanish.  The readings for all five courses are in English only and require graduate-level English reading skills. For complete course information and application forms, please visit the CHDS website:  www.ndu.edu/chds

· Strategy and International Security Course (SIS) course offered entirely in English
October 15 to November 2, 2012. Location: Washington, DC
Application period:  February 20 to April 16, 2012

Course offerings in Spanish:

·  Terrorism and Counterinsurgency Course (TCI)*
September 5-12, 2012. Location: Washington, DC
Application period:  February 13 to April 6, 2012

· Combating Transnational Organized Crime and Illicit Netowrks in the Americas Course (CTOC)*
September 10-21, 2012. Location: Washington, DC
Application period:  February 13 to April 6, 2012

· Advanced Civil-Political-Military Relations and Democratic Leadership Course (ACPMR)* 
October 15 to November 2, 2012. Location: Washington, DC
Application period:  February 20 to April 16, 2012

  • Governance, Governability, and Security in the Americas: Responses to Transnational Organized Crime Course (GGSA)*
October 15 to November 2, 2012. Location: Washington, DC
Application period:  February 20 to April 16, 2012

*TCI, CTOC, ACPMR and GGSA courses are taught in Spanish

El periodo de inscripción de cinco cursos ya está abierto

Dr. Michael Gold-Biss, director del curso Advanced Civil-Political-Military Relations and Democratic Leadership Course (ACPMR) conversa con su clase, octubre 2011.

Es un gusto informarles que ya está abierto el periodo de inscripción para los siguientes cinco cursos:

  • Terrorism and Counterinsurgency Course (TCI)*
5 de septiembre al 21 de septiembre 2012. Lugar: Washington, DC
Periodo de inscripción: 13 de febrero al 6 de abril, 2012

  • Combating Transnational Organized Crime and Illicit Networks in the Americas Course (CTOC)*
10 de septiembre al 21 de septiembre 2012. Lugar: Washington, DC
Periodo de inscripción: 13 de febrero al 6 de abril, 2012

  • Advanced Civil-Political-Military Relations and Democratic Leadership Course (ACPMR)*
15 de octubre al 2 de noviembre 2012. Lugar: Washington, DC
Periodo de inscripción: 20 de febrero al 16 de abril, 2012

  • Governance, Governability, and Security in the Americas: Responses to Transnational Organized Crime Course (GGSA)*
15 de octubre al 2 de noviembre 2012. Lugar: Washington, DC
Periodo de inscripción: 20 de febrero al 16 de abril, 2012

* Estos cursos se impartirán en español, sin embargo y como requisito deberán poder leer inglés al nivel de maestría

  • Strategy and International Security Course (SIS) el curso se impartirá completamente en inglés
15 de octubre al 2 de noviembre 2012. Lugar: Washington, DC
Periodo de inscripción: 20 de febrero al 16 de abril, 2012

Para mayor información de cada curso y para obtener los formularios de solicitud, visite nuestra página web www.ndu.edu/chds 




Friday, February 17, 2012

Oportunidad para los egresados del CHDS

Marcela Gonzalez y Damarie Velazquez conversan con egresado Emanuel Landau (Panamá) sobre los materiales del CHDS


El Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa cuenta con varias vías de publicación de artículos que destacan las actividades del Centro y también los trabajos de investigación hechos por su cuerpo docente, personal y la robusta comunidad de egresados.  Para quienes estén interesados en presentar artículos y que los mismos sean incluidos en una de nuestras publicaciones, por favor envíe sus materiales a Yamile Kahn, Editora en Jefe a chdsejournal@ndu.edu

Call for publications


Participants at the Advanced Planning Seminar (Barbaods 2011) review CHDS publications

The Center for Hemispheric Studies has a number of outlets for publishing articles that highlight the Center's activities and the cutting-edge research carried by its faculty, staff, and extensive alumni community. If you are interested in submitting materials for inclusion into one of our publications, please submit them to Yamile Kahn, Managing Editor, at chdsejournal@ndu.edu

Del Nuevo al Viejo Continente

Virginia Contreras (SDP 2006, TCI 2008, ACPMR 2010)
Venezuela

Hace algunas semanas tuvimos la oportunidad de viajar a Francia, atendiendo una invitación de la organización “Dialogo por Venezuela”, radicada en ese país, pudiendo intercambiar ideas respecto a aspectos vinculados con la democracia, derechos humanos, seguridad y defensa, entre otros, con personalidades del mundo académico, gubernamental, periodístico y social de la Unión Europea.

El primer dilema que se le presenta a quien pretende exponer sobre la situación de su país fuera de sus fronteras, radica en el riesgo de explanarse horas y horas, haciendo disquisiciones que posiblemente a nadie le interesen. Particularmente, en el caso de Venezuela, ha sido un lugar común la visita de líderes políticos, y miembros de la sociedad civil, quienes en reiteradas oportunidades han acudido ante la comunidad internacional planteando la crisis política venezolana. No obstante, quienes residen más allá de la América Latina poseen un mundo propio. En ese mundo, salvo aquellas situaciones que por su naturaleza, o especificidades repercutan en sus asuntos, no caben otras perspectivas por mucha globalización que exista.

Respecto a Venezuela, el elemento que se vislumbra con mayor interés para la comunidad europea se refiere a la materia de seguridad y defensa, particularmente la relación que el gobierno suramericano ha venido manteniendo con organizaciones que ejercen el terrorismo, como la guerrilla colombiana, o los brazos violentos de los grupos políticos Hamas, o Hezbollah, en el Medio Oriente; o con países que propician o colaboran con el terrorismo, llegando a casos extremos con la vinculación de Venezuela con gobiernos que han venido amenazando al mundo con el  desarrollo de la energía nuclear con ideas aparentemente no muy sanctas, como Irán.

Habrá quien opine que con la profusión de denuncias que ha habido en relación con la cantidad de actividades realizadas por estas organizaciones en el país latinoamericano, la situación debería ser más que obvia.  Pero a pesar de la insistencia que han manifestado quienes han venido formulando dichas denuncias, el mundo- más aún para quienes se encargan del ejercicio de labores de Inteligencia- no se rige por presunciones, sospechas y deducciones, que si bien pudieran significar algo oscuro en dichas relaciones, carecen de comprobación científica. La gente quiere saber cosas concretas: ¿Cómo se llaman esas personas y organizaciones extranjeras que conviven en Venezuela, qué hacen y cómo puede comprobarse que las referidas relaciones guardan un fin perverso y no corresponden simplemente a parte de la política exterior del gobierno venezolano, de apertura hacia un mundo multipolar?

Son muchos los aspectos que se han destacado respecto a estas nuevas relaciones de la República de Venezuela con las mencionadas organizaciones y gobiernos. Se habla de la facilitación de uranio de parte de Venezuela hacia el Irán; se hacen afirmaciones respecto a ciertas empresas que han venido estableciéndose en Venezuela, con capital iraní-venezolano, en las cuales supuestamente existe algún fin oculto vinculado con la explotación de aquel mineral; se especula respecto a la posibilidad de que aviones de la línea aérea venezolana “CONVIASA”, que cubren la ruta Caracas-Damasco-Teherán transporten parte de ese mineral, o sean utilizados para trasladar a personal iraní de dudosa reputación. Incluso hasta se ha denunciado la participación de personal diplomático acreditado en los Estados Unidos, como la señora Cónsul de Venezuela en Miami, Florida, como parte de un grupo dedicado al espionaje y cuyo objetivo último seria facilitar información a los gobiernos de Irán y Venezuela sobre las actividades de los enemigos de estos dos regímenes en el país del norte. Es cierto que a primera vista todas estas situaciones pudieran representar una amenaza a la seguridad del globo terráqueo, por lo que significaría que efectivamente Irán, tal y como ha sido expuesto públicamente por naciones como los Estados Unidos, e Israel, podría estar en vías de materializar una bomba atómica y para ello el gobierno de Venezuela pudiera estar ayudándolo. Pero para quienes conocen y dedican su existencia a la búsqueda de la verdad, estas denuncias carecen de comprobación objetiva, y lo que es más grave aún: podrían estar infectadas de falsedad, al existir el riesgo de que las mismas pudieran provenir de los gobiernos a quienes se les ha acusado de todas estas actividades, quienes muy posiblemente mediante labores de contra inteligencia, estuvieren interesados en propagar infinidad de falsedades, haciendo uso de la buena fe y la reputación intachable de algunos personajes e instituciones, con el objeto de descalificar a estas fuentes, desviando la atención hacia las verdaderas actividades por aquellos realizadas.  De allí que en momentos en que el mundo afronta el pánico de lo que representa una amenaza nuclear, o las consecuencias de actos terroristas, la comunidad europea, a diferencia de lo que se piensa en el nuevo mundo, actúa con mucha más cautela de lo imaginable, e incluso mira con sospecha, a toda esta profusión de información.

Pero de todas estas situaciones comentadas, lo que si resulta evidente para el Continente Europeo,  es la vertiginosa manera en que gobiernos, como el de Irán, han venido extendiendo sus tentáculos por diversos países de Sur América llevados de la mano del gobernante venezolano. Lo que comenzó por una ampliación de las relaciones diplomáticas entre Venezuela e Irán, ambos miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), se ha convertido en una hermandad de tal naturaleza, que no solo el personal acreditado en la Embajada del país pérsico en Venezuela ha aumentado de 8 funcionarios a más de 50, en lo que va del gobierno bolivariano, sino que se ha reabierto, e incrementado, en países como Nicaragua (con un personal diplomático que excede los 70 miembros), Bolivia, Argentina, Brasil, y muy recientemente pretende ampliar sus tentáculos en Perú, con la anuencia complacida de su nuevo presidente, Ollanta Humala, e incluso en Guatemala como eventualmente podríamos ver al gobernante iraní en la toma de posesión del presidente centroamericano. Lamentablemente, a estos aspectos de seguimiento a tales funcionarios diplomáticos en estos países, así como de estudio hacia aquellos que realizan específicamente labores de inteligencia, (conocidos como “Pasdarán”), no se les ha dado la importancia que merecen, habida cuenta que el interés fundamental del régimen persa en el mundo no es la construcción de fábricas de bicicletas, tractores, o cemento para esconder uranio, sino la eliminación del sionismo de la faz de la tierra, así como de los “amigos de Israel”, como ha sido afirmado expresamente por los gobernantes iraníes. Comprenderemos entonces la importancia que para el gobierno de Irán representa el mantener un centro de operaciones en un lugar geopolíticamente estratégico como Venezuela, que así como les permite indudablemente sortear los obstáculos de los bloqueos y sanciones económicas impuestos por diversos países del mundo en su contra, (y muy seguramente la obtención de parte del tan codiciado mineral) facilite su incorporación al mundo occidental, permitiendo mimetizarse con las sociedades de esos pueblos de manera silenciosa, y ejercer sus labores de inteligencia y recolección de información a la vista de todos, sin que nadie parezca percibirlo. Las experiencias vividas por la Argentina en los años 90 respecto a los ataques iraníes a la Embajada de Israel en ese país, y a la Asociación Mutual “AMIA”, son ejemplos más que elocuentes de lo que representa la penetración terrorista de ciertos grupos de fanáticos islámicos en nuestro continente.  

Adicionalmente a esta confusión de denuncias respecto a empresas, vuelos aéreos, y hasta bases misilísticas en Venezuela, otro de los elementos que no ha sido asimilado con claridad, por lo menos de parte de algunos miembros de la comunidad europea, son las razones que ha aducido el gobierno venezolano para profundizar sus relaciones con estos gobiernos que aúpan el terrorismo, o con organizaciones que lo ejercen. Nos referimos específicamente a los fundamentos jurídico/políticos que el gobierno bolivariano ha utilizado para mantener e incrementar dichas amistades, a los escenarios para los cuales a dicho gobierno les interesa la participación de aquellos, e incluso las condiciones en que pretende beneficiarse de sus relaciones.

Comencemos por destacar que la fundamentación de la política de defensa del gobierno de Venezuela se encuentra establecida en la propia Constitución de la República, y desarrollada posteriormente en otras Leyes. Con esto, dicho gobierno se ha tratado de blindar frente a las denuncias y críticas que han venido realizando sus homólogos extranjeros, organizaciones civiles y los llamados centros de pensamiento, e incluso medios de comunicación, respecto a esas relaciones peligrosas.
Esa política de defensa es conocida como “defensa integral de la Nación”, contenida en el Articulo 322 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, cuyo primer elemento radica en reconocer la corresponsabilidad en la defensa de la Nación “de los venezolanos y venezolanas; también de las personas naturales y jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado, que se encuentren en el espacio geográfico nacional”.

Esa defensa integral ha sido definida como “el conjunto de sistemas, métodos, medidas y acciones de defensa, cualesquiera sean su naturaleza e intensidad, que en forma activa formule, coordine y ejecute el Estado con la participación de las instituciones públicas y privadas, y las personas naturales y jurídicas, nacionales o extranjeras, con el objeto de salvaguardar la independencia, la libertad, la democracia, la soberanía, la integridad territorial y el desarrollo integral de la Nación” (Artículo 3.- de la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación).

La Constitución rediseña esa relación en la cual se entrelazan el Estado, el pueblo y la fuerza armada, al establecer que “La seguridad de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil… El principio de corresponsabilidad se ejerce sobre los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar” (Articulo 326).

De lo antes expuesto se desprende que la defensa integral va mas allá de los aspectos meramente vinculados a los temas tradicionales en materia de seguridad y defensa, para abarcar áreas que incluyen aspectos que tocan lo social, económico, político, ambiental y cualesquiera otros que a juicio del gobierno venezolano puedan ser incorporados. De igual forma, en ejecución de dicha política, cualquier persona u organización, venezolana o no, que se encuentre en territorio venezolano es corresponsable de la defensa de la Patria. Para ello basta que al gobierno bolivariano le interese la contribución de esas personas, gobiernos u organizaciones, para que les sean asignadas todo tipo de “acciones…cualesquiera sean su naturaleza e intensidad” (sic). Vemos pues que en base a ciertos principios constitucionales, como los señalados, y desarrollados en distintas Leyes, como la referida Ley Orgánica de Seguridad de la Nación y la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Estado venezolano le abre las puertas a todos aquellos que a su juicio se encuentren unidos bajo unos mismos parámetros, como lo es la existencia de un mismo enemigo (los Estados Unidos), la creencia de encontrarse bajo una misma amenaza (el imperio norteamericano), y la apariencia de un mismo fin (defensa integral de la Nación).
Estas circunstancias, respecto a la política de defensa del Estado venezolano, no se conocen de esta forma en el viejo continente, toda vez que en la mayoría de esos países, entre ellos Francia, existe un concepto más o menos similar al de la defensa integral, conocido como la “defensa global”, el cual incluye ámbitos como el político, diplomático, social, civil, ambiental, geográfico, militar, y en fin, todos aquellos cuya acción u omisión repercuta a favor, o en contra, de los miembros de la Unión Europea. Con esto queremos señalar que mientras calificadas organizaciones y personalidades del mundo político, civil, académico y militar venezolano han denunciado la nueva política de defensa de Venezuela como un instrumento en detrimento de la propia República, en el exterior esta situación no se aprecia como una verdadera amenaza, por cuanto que allá se asimila al concepto de defensa integral el de defensa global, adoptado por esos gobiernos.

De allí que si se quiere hacer notar la amenaza que representa la vinculación del gobierno bolivariano con ciertas organizaciones y gobiernos terroristas, la diferencia no está en el qué, sino en el cómo y en el para qué existen esas relaciones, y no simplemente, como hemos venido observando, en hacer énfasis en aspectos que como la referida defensa integral de la Nación, su sola mención en nada contribuye a destacar la gravedad de la situación.

Para entender entonces el interés del gobierno de Venezuela en ampliar sus relaciones con el fanatismo islámico, o incluso con organizaciones que realizan actividades terroristas en la América Latina, como las FARC, o el ELN, en Colombia, así como la proliferación en la adquisición de material de guerra a gobiernos como el de Rusia, o incluso la facilitación de petróleo venezolano a países como Cuba, o China, es necesario introducir en el tema cuáles son los escenarios de conflicto que el gobierno venezolano ha considerado como posibles, y en qué medida esas nuevas relaciones –a juicio del gobierno bolivariano-pueden contribuir a la defensa integral de la Nación-; veamos:
1)     Una guerra de IV generación (4GW), en la cual el campo de batalla se trasladaría hacia la sociedad enemiga y en donde se haría necesario el favorecimiento de la población venezolana, de apoyar dicha guerra. Sobre este particular entenderemos entonces la constante amenaza del gobierno venezolano respecto a presuntas alianzas existentes entre “el imperio” (entiéndase el gobierno de los Estados Unidos y los sectores opositores venezolanos).
2)     Un Golpe de Estado, subversión y/o acciones similares, promovidos por grupos transnacionales (supuestamente con el apoyo interno, tanto de la sociedad civil venezolana, como de parte de la fuerza armada de ese país). Esta sería la razón por la cual el gobierno venezolano ha venido desarrollando y auspiciando otros tipos de fuerzas paralelas- como los Círculos Bolivarianos, los llamados “colectivos” y ciertas agrupaciones armadas, como las milicias bolivarianas, a fin  de contrarrestar la posible acción de la propias fuerzas militares (institucionales) que pudieran estar en contra del gobierno bolivariano.
3)     Un conflicto regional, cuya mayor amenaza, por su ubicación geográfica y por los intereses compartidos con los Estados Unidos, lo generaría Colombia, aun cuando en los actuales momentos las crisis políticas entre ambas naciones parecieran haberse distendido.
4)     Una intervención militar, tal y como sucediera en Irak (en donde a juicio de las autoridades bolivarianas se incorporarían los Estados Unidos, y países aliados de este, y en donde requeriría del mejor armamento, y la mayor tecnología, para tratar de contraponer el altísimo poder de fuego y capacidad militar extranjera, a cuyo efecto el gobierno bolivariano estaría interesado en incrementar al máximo sus equipos militares y material de guerra)

Tal y como podemos concluir, la primera diferencia que existe entre la defensa integral de la Nación venezolana, con la defensa global, es el tipo de amenazas que origina la aplicación de dichas políticas. Mientras que para Venezuela estas tienen por fundamento los escenarios antes descritos, para la Unión Europea los escenarios que se plantean los países miembros abarcan conceptos que atentan contra la seguridad de toda una región, y que si bien pudieren ser mucho más mortíferos que los otros, no evidencian el interés de agresión contra algún Estado en particular (por lo menos no en la forma en que el gobierno bolivariano lo interpreta). En el caso europeo nos estamos refiriendo a amenazas como el terrorismo, las consecuencias de los conflictos regionales, la proliferación de armas de destrucción masiva, o la delincuencia organizada. Vemos pues que mientras Venezuela se plantea su propia “guerra fría”, esta ya ha sido superada en Europa hace más de veinte años.

La otra diferencia sustancial entre ambas políticas de defensa radica en el enemigo a enfrentar. Siendo que para la Unión Europea uno de sus mejores aliados fuera de la región lo representan los Estados Unidos, para el gobierno bolivariano esas acciones extranjeras, invasiones, conflictos, o golpes de Estado en su contra, estarían dirigidos precisamente por la primera potencia del mundo, en colaboración con otras naciones aliadas, como lo serian la Gran Bretaña, Francia y Alemania, entre otros.

Como corolario de lo aquí señalado debemos destacar que en la medida en que nuestra atención transgreda los espacios normales de nuestra imaginación, dejando paso a rumores, y situaciones de difícil comprobación, muy probablemente las consecuencias producidas resultaran contrarias al efecto deseado, opacando hechos y circunstancias que bien por desconocimiento, o mala interpretación de los investigadores, en vez de ser denunciadas ante el mundo, podrían pasar desapercibidas para quienes, como hemos mencionado en el caso de la Unión Europea, entienden perfectamente la amenaza que podría resultar de las alianzas referidas.

Friday, February 3, 2012

Photo Fridays

Behind the scenes:  Faith Pippin, Alumni Coordinator works on the video link for the alumni meeting in Trinidad and Tobago last month.  Alumni from Jamaica and Haiti participated in the meeting via the virtual connection.

Trinidad and Tobago Alumni meeting

Construcción de la Democracia y Participación Femenina en el Mundo Árabe


María Teresa Belandria
(DPRM, enero 2001, PHSD marzo 2010 y ACPMR, octubre 2011)
Venezuela



Las recientes revueltas en el mundo árabe han puesto de manifiesto uno de los elementos centrales en el debate democrático: la participación de las mujeres en la construcción de la democracia y en los cambios políticos.
Desde la perspectiva liberal y occidental, la Democracia tiene dentro de sus fundamentos la igualdad de los seres humanos, en esa premisa se asienta la igualdad de géneros y la abundante presencia de mujeres en cargos de elección popular, ejecutivos y hasta presidenciales en Europa y América Latina.
El proceso de incorporación de las mujeres a la construcción política tuvo tiempos diferentes en occidente pero reconociendo en primer lugar su derecho a votar eliminando connotaciones relacionadas con educación o estado civil y en segundo lugar, sin limitar su acción a lo meramente declarativo sino que éstas se incorporaron a la lucha contra las tiranías desde todos los espectros.
Uno de los elementos centrales y donde podemos encontrar las mayores diferencias con el proceso del mundo árabe es sin duda que, las democracias occidentales nacidas de la revolución francesa e instauradas en Europa y luego en América se despojaron del elemento religioso y lograron separar el poder eclesiástico del poder político, vale decir, quien ejerza el poder y ejecuta las obras de gobierno debe hacerlo respetando las libertades de cultos de todos sus gobernados y actuar conforme a la Ley y no a concepciones fundamentadas en la fe.
Fue un proceso arduo y difícil pues la iglesia lucho a fin de no perder su influencia y poder, pero finalmente esa separación permitió el avance de las democracias laicas y con ella la igualdad de género donde las mujeres han obrado de manera determinante para consolidarla como modo de gobierno.
El mundo árabe y las revueltas iniciadas en Túnez, seguidas por Egipto y estancadas en Libia pusieron a la democracia en boca de los manifestantes y a las mujeres en la primera fila de las protestas, no sólo abogan por la apertura política sino por su efectiva participación mas allá del voto en la construcción del nuevo espectro político en sus respectivas naciones.
Las limitaciones impuestas a las mujeres en el mundo árabe tienen un fundamento religioso derivado de la interpretación del Corán, en algunos países de manera restrictiva y en otros de manera extensiva por lo que las diferencias en el tratamiento a las mujeres deriva precisamente del modo como cada nación concibe las enseñanzas teológicas. Como ejemplo de ello observamos a dos destacadas damas Rania de Jordania, esposa del Rey Jordano y la Reina de Qatar, que cumpliendo los preceptos del Islam han llevado su imagen e influencia al mundo entero, no usan velo islámico ni burka y son respetadas, aceptadas y queridas por sus súbditos poniendo cara a las miles de mujeres que deben ocultarlo tras las vestimentas que son obligadas a vestir.
El Islam reconoce el rol igualitario  no idéntico y complementario del hombre y la mujer en la procreación de la humanidad. “El Islam le da iguales derechos a la mujer que al hombre, derecho al trabajo, derecho a la educación, derecho a ocupar cargos públicos de los más altos niveles, derecho a la libre expresión de su pensamiento, derecho a la propiedad, derecho a la herencia”[1]
Eso afirman pero en la práctica las mujeres sufren distintos tipos de discriminación y con ello su posibilidad de actuación en la construcción de los cambios políticos en sus respectivos países. Tomemos un elemento objetivo para poner de manifiesto lo que exponemos, el índice de alfabetización.
En Túnez nación con la mayor cantidad de estudiantes universitarios del Magreb las mujeres están alfabetizadas en un 65% contra el 83% de los hombres, en Yemén la diferencia es aún más profunda tomando en cuenta que es el país más pobre de la región, sólo un 30% de mujeres está alfabetizada vs el 70% de los hombres. Egipto reduce la tasa pues un 59% de mujeres saben leer y escribir contra 83% de los varones y los dos países donde se acortan las distancias son Libia y Omán cuya tasa de alfabetización femenina es de 73% contra 92% en el primero y 73% vs 86% en el segundo.
Una mujer desinformada, sin acceso a la educación es una mujer incompleta que desconoce sus derechos y carece de las herramientas para elevar su voz cuando estos son violados.
En cuanto a la participación política el voto femenino también tiene una serie de condicionantes en las naciones árabes, en Arabia Saudita no pueden sufragar y por supuesto no son elegibles para cargos públicos, amén de que no pueden manejar, trabajar, viajar solas ni presentarse a dar declaraciones en los tribunales sin la compañía de un hombre. En Túnez la activista Lina Ben Meheni una vez derrocado Ben Ali organizó una marcha para que fue impedida por hombres que no admitían tal descaro aún y cuando en esa nación el aborto es legal. En Egipto aún y cuando la Constitución de Mubarak consagraba para las mujeres 64 asientos en el Parlamento, sólo 9 eran ocupados de manera efectiva pues las presiones, el desprecio y la posibilidad de tener consecuencias domésticas impedían que todas ejercieran la legislatura. La igualdad que pregona el Islam es retórica frente a la abrumadora comprobación de los hechos.
Sin embargo, el despertar democrático en el mundo árabe ha contado con la destacada participación de las mujeres quienes sobreponiéndose a la discriminación han sido protagonistas de las revueltas. Imposible olvidar a Neda Agha-Soltan asesinada en 2009, por la milicia Basij del régimen de los Ayatolas persas. y que se convirtió en el símbolo, en la cara visible de la represión que aplicaron para reducir las protestas luego del fraude electoral. También en Irán es mandatorio mencionar a Zahra Rahnavard académica y artista esposa del ex candidato presidencial Hossein Mosavi que levantó oleadas de protesta por un lado y de adhesiones por otro debido al apoyo directo, efectivo y público que dio a su esposo, habló en concentraciones públicas hecho inédito en Irán, apareciendo tomada de la mano de él durante la campaña. En Egipto, Asmaa Mahfouz, en Yemén, Tawakaul Abdel Salam estas mujeres lideraron las protestas y son nombres que comienzan a retumbar más allá de las mezquitas.
La construcción de la democracia en el mundo árabe, deberá atender a sus particulares, pues debe armonizar la libertad y la igualdad con las concepciones teológicas que imperan en muchos de ellos, en occidente tenemos más de doscientos años intentando separar a la iglesia de los asuntos políticos sin negar su influencia y sin destacar su importancia pero podemos afirmar que Democracia y laicismo son consustanciales al avance de estas.
En la medida que aumenta el respeto por la igualdad de género, la mujer ha logrado destacarse no solo políticamente sino en todos los campos. Ejemplos en América Latina abundan: Michelle Bachelet, ex presidenta y primera mujer Ministro de Defensa de Chile hoy al frente de la Agencia ONU mujer, Laura Chinchilla Presidenta de Costa Rica, Dilma Roussef, Presidenta de Brasil, Cristina Fernández de Kickner, Presidenta de Argentina, Keiko Fujimori ex candidata presidencial de Perú, María Ángela Holguín Canciller de Colombia por solo mencionar algunas, en Europa también las mujeres han tenido y tienen una destacada participación política.
De allí que las dificultades que enfrentaran las mujeres para incrementar su participación política en la construcción de la democracia en el mundo árabe pasan por la aceptación en sus países de la igualdad de género y del reconocimiento pleno de los derechos como ciudadanas, y a la par cumplir los preceptos de la ley sharia, preservar las tradiciones de su fe y armonizar todo ello en medio de la revolución de las telecomunicaciones y de las redes sociales 2.0 que permiten a las mujeres comprender, aprender y conocer los derechos de los que disfrutan sus pares en el planeta y que coloca sus aspiraciones mas allá de los muros de las mezquitas donde aún deben orar separadas de los hombres.


[1] Nabi Chaaban, Abdul. La Verdad sobre el Islam. Desmitificando falsos paradigmas. Editorial Libros Marcados, Caracas. 2011.


Centros Terapéuticos, Drogas Y Jueces

                                                                                                                                    
Carlos Alfredo Escobar Antezano
Juez Superior Titular de la Corte de Lima Perú

(ICCT, junio 2011)

Perú
                                                                                                                                         Febrero 2, 2012


Un sábado caluroso y aciago en un distrito denso demográficamente San Juan de Lurigancho de Lima se dio a conocer a un alto costo el incendio de una comunidad terapéutica que albergaba a más de medio centenar de personas que “se rehabilitaban” del consumo de drogas sin distinción de ser drogo dependientes o fármacos dependientes, en una vivienda precaria en la construcción, sin espacios primarios de medicina, de tratamiento terapéutico, áreas de aislamiento y ausencia total de áreas verdes, hacinados en una construcción de tres pisos debido a que una reyerta interna suscita la quema de colchones de espuma en el primer nivel, se extiende el fuego y los internos, propiamente encarcelados, perecen debido a que la existencia y fortificación  de la vivienda con rejas había sido  asegurado con candados, de un carcelero, que, no estuvo antes, durante ni después del incendio, el resultado es, la muerte de veintinueve personas, varones de diversas edades, por asfixia.
Esta noticia trágica repercute la comunidad internacional y conmueve en el Perú y resalta la orfandad de políticas de estado respecto a la rehabilitación, concreta del drogo dependiente o fármaco dependiente; afecta a los  parciales programas  de combate a las drogas que plantea el estado generalmente cuando  asume y cambia el gobierno cada cinco años y que desde nuestro punto de vista hace impostergable encardinarlo en un programa integral de mediano y largo plazo de la región, daremos nuestras razones y urgencias
Un primer asunto, es incluir o excluir si existe responsabilidad de los jueces penales en el manejo de las comunidades terapéuticas y la rehabilitación de sus internos la consecuencia es ninguna, porque: la función de un juez concluye con determinar la responsabilidad penal imponiendo penas cuyo cumplimiento corre a cargo del ministerio de justicia y si concede los beneficios penitenciarios lo hace razonadamente priorizando políticas de control de criminalidad (criminalidad organizada o delitos de bagatela de gran incidencia que requieren la privación de libertad con el fin de disuadir a los infractores) u otorga medidas de seguridad para los inimputables que debe cumplirse en centros médicos, en el Perú puede tener una duración hasta cinco años y el juez de ejecución es informado periódicamente para ser reintegrado a su comunidad. Recientemente la Convención de Nueva York, de la cual muchos países son suscribientes han incluido a los incapaces, en la Región la Nación Argentina ha tenido una implementación creando una dirección como órgano de línea en su política de salud mental y ha otorgado funciones autónomas a un defensor en el rubro del ministerio público, con autonomía y presupuesto y ha generado una política participativa de la sociedad civil, en la que participan los familiares, grupos médicos con un control multi profesional y funcional  que permanentemente se está retroalimentando (a los jueces peruanos con la  organización mundial de salud generosamente nos han enseñado que están haciendo) buscan que no haya un incapaz  en manicomios y que los discapaces sean incorporados a su medio priorizando el lugar de su domicilio, es prioridad en el diseño de política de salud, incluso para el álgido tema penitenciario en el sistema de justicia federal están construyendo módulos penitenciarios que tiene pabellones para internos cuya libertad ambulatoria es un peligro. En suma, es un modelo para seguir por ser pragmático con planes de mediano y largo plazo, en lo que se prioriza costos por beneficio. Un segundo asunto es el caso peruano, no tenemos implementado como responsabilidad de jueces un control de los drogo dependientes o fármacos dependientes, empero tenemos presente que por la convención de Nueva York debemos integrarnos transversalmente al Ministerio de Salud (que debe liderar por ser política de estado prioritario) a los equipos multidisciplinarios de Psiquiatras, Psicólogos y asistencias sociales en dos rubros de especialidad: en el ámbito penal discutir dogmáticamente si hay que criminalizar el consumo concretamente en las cantidades de consumo directo, y la inhabilitación es total o parcial ver(ver artículo 36 código penal peruano). Los jueces civiles para revisar si la declaración de incapacidad o interdicción es total o parcial o que actos debe hacer obligatoriamente como votar, cumplir alimentos. No tenemos ningún tipo de responsabilidad en el tratamiento de los consumidores de drogas.
Puesto en claro nuestra responsabilidad de jueces, debemos opinar sobre lo acaecido. Ha puesto en agenda que no se encuentra implementado como política de estado la rehabilitación de los drogo dependientes o fármacos dependientes, frente a datos oficiosos de un millón cien mil personas y setenta comunidades de las cuales generosamente entre quince tienen algún tipo de acreditación formal con DEVIDA, CEDRO, MINISTERIO DE SALUD, que pueden atender a setecientas personas con cama, es alarmante y crítico, estos datos no recogen los centros informales que como el causante, no sabemos donde están menos cuanto son, no tienen licencia de funcionamiento por elementales carencias a saber no tienen infraestructura mínima, no cuentan con profesionales que la dirijan, se encuentran acaudillados casi siempre por ex reclusos que por la dureza del encierro carcelario han encontrado una forma contributiva a la abstinencia de la ingesta de drogas que ante la reacción del hábito se impone con el castigo corporal como mantenerlo despierto, practicarle baños de agua fría, suprimirle los alimentos y el agua recurriendo a la biblia en sus múltiples variedades u otras religiones, practicándose cánticos y letanías por largas horas para lograr una sumisión corporal, la licencia para comisión de estos abusos de tortura la otorga la familia o pariente más cercano al que la presencia del enfermo es disuasiva en el núcleo familiar, si se  agrega un bajo costo interesa el fin y no el procedimiento casi nunca se indaga la presencia de profesionales para el tratamiento, de la infraestructura menos importa la participación del pariente o entorno social. A modo conclusivo de este punto sostengo que no puede poner en cuestión la fe religiosa como elemento determinante del tratamiento, debemos reconocer que este problema conductual y psíquico debe ser tratado por profesionales y que el núcleo familiar y el entorno social debe contribuir para el tratamiento mediante la asistencia social, menos debe ser liderado individualmente por la buena fe de sujetos estigmatizados que al vencer este problema aseguren capacidad para solucionar un problema central de salud que debe ser asumida por el gobierno de turno en el mismo nivel de pobreza extrema, analfabetismo y solución del agua potable en radios urbanos
Qué hacer ante el problema? Lo primero es reconocer la miopía de los gobiernos de turno y levantar información real, depurar estas comunidades terapéuticas con criterios de integración y apoyo invirtiendo a la existentes y viables el concurso de profesionales capacitados, sin afectarles la buena intención de las comunidades religiosas las que no deben fijar ni controlar el tratamiento sino dar su apoyo de forma contributiva. Determinar mediante partidas presupuestarias dineros de manera inmediata y elaborar planes de mediano y largo alcance, al escribir este artículo se encuentra en el Congreso un reglamento de DEVIDA que debe ser aprobado rápidamente, ello facilitaría que las agencias y organismos internacionales de asistencia de cooperación y salud puedan contribuir como lo hacen en Colombia, Argentina, Uruguay, con éxito y transparencia.
A guisa de conclusión importa al Centro Hemisférico este planteamiento de manera real y práctica porque el tratamiento del consumidor de drogas es el último eslabón de esa cadena compleja y ramificada de las drogas y si como creemos al importar la seguridad de todo los estados lo que acontece en el Perú, no solo por ser el gran productor con problemas de adicción, pone en cuestión la ejecución de la política regional de drogas, por la gran inversión de armas en la interdicción, las zonas de controlen las zonas productivas e industrialización, la sustitución de cultivos y por el gran impacto que causa, en la economía, seguridad y confiabilidad de planes cuyos responsables son los estados y que el tratamiento de los fármacos dependientes y drogo dependientes debe agendarse como un problema prioritario y de primer orden.



Archives