Sunday, September 9, 2012

Boguero invitado: Noticias de la semana entre el 03 y el 07 de Septiembre, 2012

*The opinions expressed here do not necessarily reflect those of the Center for Hemispheric Defense Studies, the National Defense University, or the U.S. Department of Defense.  Las opiniones aquí expresadas son las de los autores y no reflejas necesariamente la opinión del CHDS, NDU ni la del gobierno de los Estados Unidos.

Corte Suprema de Brasil condena a ocho personas por corrupción

COMENTARIO

Tal y como lo manifestara el Fiscal General ante la Corte Suprema del Brasil, Roberto Gurgel, “la compra de votos en el Congreso, bajo el gobierno de Lula (2003-2010), representa el más atrevido y escandaloso caso de corrupción en Brasil". Por tal razón, el referido funcionario acusó penalmente a 38 de los más cercanos colaboradores del para entonces presidente, Luiz Inacio “Lula” da Silva; entre ellos uno de los más poderosos ministros del gabinete: José Dirceu.
A juicio del acusador, durante el referido gobierno se puso en funcionamiento uno de los más “sofisticados” sistemas delictivos para lograr la compra de apoyo en el Congreso del Brasil.
El hecho que nos ocupa no es la comisión de delitos de corrupción de parte de funcionarios, o ex funcionarios del gobierno del Brasil, sino la circunstancia- como lo hace entrever el Fiscal Gurgel, de que estando tan involucradas en los delitos tantas personas estrechamente relacionadas con el ex mandatario, éste no tenga nada que ver con el tema, y ni siquiera tuviera la mas mínima sospecha de lo que sucedía a su alrededor. Difícil de creer en pleno siglo XXI, pero más difícil si consideramos que muy posiblemente el personaje más poderoso del Brasil, después de Lula, era el ministro Dirceu. A Dirceu se le considera la principal figura, y hasta el ideólogo de esta compra de favores en beneficio del gobierno de su gran amigo.
Esta conducta criminal fue planificada como una jugada maestra, con diversos niveles organizativos como quien planifica una gran industria. Uno de los niveles lo ocupaba el área política. El otro el aspecto financiero, y por últimos, una parte operativa. Mejor imposible.
Es cierto que el tema de la corrupción no es nuevo, ni se acabará por arte de magia. Ningún gobierno en la región puede considerarse libre de pecado, pero hemos querido comentar esta noticia, por cuanto que si hay algo realmente descabellado es el  pensar que el gobernante brasileño estuviera ajeno a tales desmanes.
Para que exista un hecho de corrupción, más aun en el caso de favores legislativos, se requiere de por lo menos la participación de dos partes: quien corrompe y ofrece recompensas, y quien recibe el pago- en dinero, especies o cualquier otro mecanismo, por hacer, o dejar de hacer algo. Pero esa acción u omisión, en el caso del tema que nos ocupa, beneficiaba a un tercero, y ese no era otro que el presidente Lula. De allí, que si bien es cierto que la comunidad internacional debe aplaudir el funcionamiento de la justicia del Brasil, la cual ha venido juzgando a los involucrados en este engorroso asunto de corrupción,  no es menos cierto que resulta lamentable la manera como todos se hacen de la vista gorda para no ver el muro que está allí enfrente, y que apunta al ex presidente Lula. Lo mínimo que ha debido suceder entonces, es que este- por lo menos- hubiera sido investigado, y no que a priori se descartara su responsabilidad. Incluso, para el propio ex gobernante hubiera sido más sano, si es que verdaderamente es inocente y vivía en una burbuja de plástico mientras ejercía la presidencia de su país, el que hubiera sido investigado.
Ojalá que este tema sirva para la reflexión de los latinoamericanos, los cuales muchas veces han sido vistos como “parte del problema de la corrupción”, cuando es el caso, que ni la corrupción es monopolio de Latino América, ni Sur América posee funcionarios absolutamente limpios de toda duda, como pareciera que se quiere hacer ver con el tema del Brasil.

Venezuela fue una concesión para la guerrilla colombiana

(http://www.eluniversal.com/internacional/120905/venezuela-fue-una-concesion-para-la-guerrilla-colombiana)

COMENTARIO:

En ocasiones anteriores nos hemos referido al inicio de las negociaciones de paz entre el gobierno de Colombia, y la guerrilla de ese país (FARC). A pesar de haber transcurrido una semana después de haber sido publicada dicha noticia, son muchas las interrogantes y especulaciones que han surgido sobre el tema. Una de ellas es la inclusión en dichas negociaciones, bajo la figura de “acompañante”, del gobierno de Venezuela. Las razones para esta inclusión son obvias, y es que a pesar de la continua negativa de parte del presidente Hugo Chávez, de aceptar que desde hace años mantiene relaciones con las FARC, (y hasta le ha servido de colaborador, facilitándole el territorio venezolano como residencia temporal, o campo vacacional), es evidente que lo une para con aquellos una gran amistad y camaradería. Ninguna otra razón  habría para que dicho país fuera incluido en unas negociaciones de la cual depende la paz de la nación, y la seguridad de la región.

De allí que para el presidente Santos haya sido de vital importancia incluir en las conversaciones de paz a dos de los factores más influyentes, por lo menos en la conducta internacional de las FARC: el gobierno de Cuba y el gobierno de Venezuela.

Pero esta designación del gobierno venezolano no solo conlleva el otorgamiento por parte del gobierno colombiano de una extrema confianza frente a un hecho tan delicado, y con consecuencias tan riesgosas. La inclusión de Venezuela, cuando bien es sabido que dicho país se encuentra en pleno proceso electoral para decidir el próximo 7 de octubre quien será el presidente de la Republica, implica la certeza por parte del presidente Santos de que el presidente Chávez será relecto. Seria muy delicado que después de adelantarse negociaciones, el gobierno de Venezuela cambiara de presidente, y con ello se esfumara la relación que facilita el entendimiento entre las FARC y Hugo Chávez.

No obstante el voto de confianza que representa la inclusión de Venezuela, puede apreciarse cómo el presidente Santos, previendo cualquier situación irregular en la cual pudiera verse envuelto por causa  del gobierno venezolano, ha decidido incluir también como acompañante a Chile, cuyo gobierno ha venido estrechando los lazos de amistad con el colombiano.

La pregunta que nos planteamos en estos comentarios se refiere al significado del término  “acompañante”, hecho que no ha sido clarificado expresamente por Santos. ¿Qué facultades tendrán los acompañantes, facilitarán estos acompañantes su territorio para las negociaciones?, son aspectos que deben ser considerados, más aun cuando el propio presidente Santos conoce de primera mano el impasse que terminó con la participación del presidente Chávez, como colaborador del para entonces presidente Uribe, para la liberación de secuestrados por la organización guerrillera.  En esa oportunidad, al descubrir Uribe la intromisión de Chávez en los asuntos internos de Colombia, dio por terminada dicha colaboración, resquebrajando para siempre la relación entre ambos mandatarios.

Sería muy delicado que algo parecido surgiera en la actualidad; y de allí que Chile pueda ser una balanza entre Cuba y Venezuela.

Calderón llama a seguir lucha "firme" contra el crimen

(http://www.eluniversal.com/internacional/120904/calderon-llama-a-seguir-lucha-firme-contra-el-crimen)

COMENTARIO

El próximo 1 de diciembre el presidente mejicano, Felipe Calderón, entregará el poder al recién proclamado presidente, Enrique Peña Nieto, del partido opositor “PRI”.

El llamado del presidente Calderón, conlleva una gran paradoja en si misma, y es que dada la extrema violencia que ha venido existiendo en el país, por la acción de los carteles de la droga y los grupos criminales, el gobierno perdió la gran oportunidad de continuar en el poder. Tanto así, que ha sido el PRI, partido cuya hegemonía en Méjico duró 72 años, y cuya estela de corrupción y de abuso de poder se mantiene, quien terminó asumiendo nuevamente el poder debido a la incapacidad del gobierno actual, de frenar la violencia en el país. De allí que el mayor desafío para el presidente entrante sea la seguridad.

El  cierto que Calderón hizo de la guerra contra el crimen su principal bandera política. Aun así, el balance de 50.000 muertos producidos durante su gobierno, en donde se comparten las responsabilidades el crimen organizado y los militares utilizados para combatir a este, crean un clima de ironía frente al consejo que gratuitamente facilitara al recién estrenado presidente.

Por su parte Peña Nieto no está dispuesto a equivocarse hablando más de la cuenta, y ofreciendo políticas que seguramente conllevarán un costo político. Lo que si es un hecho es que el nuevo presidente no piensa improvisar en la lucha contra el crimen. Para ello ha designado como su asesor principal en este tema al el ex titular de la Policía Nacional de Colombia, general Óscar Naranjo Trujillo, considerado uno de los policías mas competentes del mundo. En todo caso habrá que esperar a ver qué recibimiento le facilitarán los carteles de la droga al nuevo gobierno. Lo que si es seguro es que el consejo de afianzarse en la política de seguridad, por parte del presidente saliente, suena como hueco en un país que ha decidido volver al pasado antes que apostar a la continuidad de las políticas del partido de gobierno.


No comments:

Post a Comment

Archives