Wednesday, August 29, 2012

Bloguero Invitado: "Presidente Santos y las FARC abren de nuevo la puerta del diálogo"

*The opinions expressed here do not necessarily reflect those of the Center for Hemispheric Defense Studies, the National Defense University, or the U.S. Department of Defense. Las opiniones aquí expresadas son las de los autores y no reflejan necesariamente la opinión del CHDS, NDU ni la del gobierno de los Estados Unidos.



(http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/08/120827_americalatina_colombia_santos_farc_dialogo_tsb.shtml)

COMENTARIO:

Sin duda alguna que la noticia del momento ha sido la confirmación por parte del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de la firma de un pre acuerdo, en Cuba, para el inicio de negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC. Estas negociaciones comenzarían en las próximas semanas en la capital de Noruega, en donde estarían participando, entre otros, un hermano del presidente Santos, así como conocidos miembros de la organización guerrillera, como Rodrigo Granda.

Esta noticia viene a confirmar la información que hace unos días, con características de denuncia, habría publicado en su Twitter el ex presidente Álvaro Uribe. Para ese entonces la ministra de relaciones exteriores colombiana respondía advirtiendo su “desconocimiento” sobre el tema.

La búsqueda de la paz, por cualquier gobierno del mundo, no puede interpretarse como un hecho fortuito, ni mucho menos como un acto de traición o desconocimiento del orden jurídico. Muchos gobiernos, en situaciones de crisis, han tenido que aceptar alianzas con sus peores enemigos, o detractores. La historia mundial tiene innumerables ejemplos de esto, entre los cuales uno de los más resaltantes fue la alianza entre los Estados Unidos y la Gran Bretaña, con la URSS, a raíz de la invasión de Alemania a esta última, durante la II Guerra Mundial. De allí que a simple vista la posibilidad de llegar a un acuerdo de paz entre el gobierno Neogranadino y las FARC, (y tal vez el ELN), aun cuando las negociaciones tengan su base de operaciones en Cuba, no debería apreciarse como un “acto hostil” a la democracia. Es cierto que terceras personas, como los hermanos Fidel y Raúl Castro, en Cuba, y Hugo Chávez, en Venezuela, con toda seguridad se beneficiarán del acuerdo de paz, si llegare a concretarse. Esto en vista de que ambos gobiernos, tanto el cubano, como el venezolano, han estado involucrados en la facilitación de las negociaciones, siendo más que obvio que la imagen, nacional e internacional, de estos líderes políticos saldría fortalecida por su intervención.

Pero aun así, si comparamos lo que significaría para Colombia, y la América Latina, que las organizaciones irregulares armadas, como las FARC, renunciaran al uso de la violencia para sus fines, el precio que estaría pagando el presidente Santos por permitir las negociaciones, y por aceptar la figuración de estos personajes políticos, seria mínimo.

Pero toda bella historia tiene su lado negativo, y esta no es la excepción. Y es que algunos elementos de alarma se nos vienen a la mente. Tenemos por ejemplo, la manera como la información fue suministrada al público. Siendo la negociación de paz una acción de tanta envergadura, y de infinidad de consecuencias políticas, llama la atención que quien haya suministrado la información al público en sus primeros momentos, no haya sido el gobierno de Colombia mediante un comunicado oficial, sino la cadena de televisión “Telesur”, conocida por su vinculación con el gobierno de Venezuela. Esto, que podría ser un mero aspecto formal no lo es tanto, cuando apreciamos que Telesur ha tenido como línea editorial la transmisión de información con sesgo político, y con ideología de izquierda. Lo que queremos señalar sobre este particular, es el peligro que se cierne, frente a una negociación tan importante como esta, si terceras personas, en este caso gobiernos extranjeros, y medios de comunicación con marcado tinte político, comenzaran a dirigir a la opinión pública en relación con los vaivenes del posible acuerdo de paz. En otras palabras, si al presidente Santos le perturbo la denuncia anticipada del ex presidente Uribe sobre el presunto acuerdo de paz, y si hasta la canciller de Colombia se hizo la china cuando se le pregunto sobre el tema, resulta altamente contradictorio que en vez de molestarse con el medio de comunicación extranjero que adelantó dicha noticia, (divulgando incluso datos específicos de las negociaciones que podrían ser considerados confidenciales), pareciera más bien sentirse a gusto con esta “estrategia comunicacional”, como definiría el gobierno de Venezuela, este tipo de acción de Telesur.

Así también, existen infinidad de aristas por descubrir en relación con estas negociaciones preliminares, las cuales muy probablemente nunca podremos aclarar. No obstante, queremos resaltar otro aspecto, que por su trascendencia política nos ha llamado poderosamente la atención. Y es que si las informaciones suministradas por el mismo presidente Santos son fidedignas, las conversaciones se habrían iniciado en el mes de mayo en la isla de Cuba. El caso es que fue precisamente en ese mes en que las FARC lanzaron un atentado, que de haber dado en el blanco, se hubiera convertido en la tragedia del siglo, no solo para Colombia, sino para el continente. Nos referimos específicamente al intento de asesinato al ex ministro, Fernando Londoño, por parte de las FARC, mediante el uso de explosivos colocados en su vehículo. Esta situación no puede pasar desapercibida ni por el más ingenuo de los colombianos, ni siquiera por “Telesur”. Si en esos momentos la guerrilla pretendía iniciar las negociones sobre un acuerdo de paz con su Patria, el último recurso que podría habérseles ocurrido, si de verdad estaban interesadas en lograrlo, ha debido ser el de asesinar a uno de los hombres más emblemáticos de la política colombiana contemporánea, quien además no solo ha estado muy vinculado con el ex presidente Álvaro Uribe, sino que fue compañero de Gabinete del actual mandatario nacional.

Son muchos los temas que quisiéramos tocar sobre esta noticia que hoy comentamos. En todo caso le dejamos al lector el ejercicio de su capacidad de análisis para que pueda desarrollarlos. Aspectos como ¿Qué pasará con el narcotráfico si las FARC firman la paz, renunciarán a tan millonario financiamiento de sus actividades, ahora transformados a la vida civil?, son elementos que todo gobierno, (y sobre todo el Estadounidense), así como todo ciudadano, deben comenzar a pensar. Ojala que Colombia, y con esto Latino América, consiga la paz. Si con su intervención el presidente de Venezuela es reelecto, como lo señala Álvaro Uribe, eso es harina de otro costal, y en cualquier caso le compete más a los venezolanos el resultado electoral, que a los propios colombianos. De igual forma, si los hermanos Castro, en Cuba, son apreciados como palomas mensajeras de la paz continental, gracias a su mediación, también será una consecuencia que a pesar de la paradoja del hecho, hasta bien vale la pena pagar. Lo que si seria criminal es que después de todo el esfuerzo que se hiciera para llegar a la paz, terminara Colombia como quedó después de las fallidas negociaciones durante el gobierno del Presidente Pastrana.-

No comments:

Post a Comment

Archives