Friday, August 24, 2012

Bloguero Invitado: Noticias de la Semana del 20 al 24 de Agosto, 2012

*The opinions expressed here do not necessarily reflect those of the Center for Hemispheric Defense Studies, the National Defense University, or the U.S. Department of Defense. Las opiniones aquí expresadas son las de los autores y no reflejan necesariamente la opinión del CHDS, NDU ni la del gobierno de los Estados Unidos.


COMENTARIO:
El próximo 7 de octubre se realizaran en Venezuela las elecciones presidenciales. Solo dos candidatos tienen seriamente la opción de ganar; uno, el actual presidente de la Republica, Hugo Chávez- quien ha estado en el poder durante 14 años, y el otro, Henrique Capriles Radonski, representante de una coalición de partidos políticos opositores al gobierno.  Tal y como es del conocimiento público, la situación política de Venezuela resulta convulsa. La polarización entre los afectos al presidente Chávez, y los opositores a este, ha marcado la política del país desde casi el inicio de la primera presidencia de Hugo Chávez, en 1999.  Adicionalmente a la crítica que el sector opositor ha venido haciendo sobre la política del régimen, este se ha defendido tratando de demostrar el interés de sus contrarios de defenestrarlo del poder mediante maniobras violentas. Lamentablemente estas acusaciones han tenido algunos ejemplos prácticos que parecieran darle la razón al gobernante, si bien no es posible generalizar incluyendo a todos los sectores políticos del país en estas estrategias. En la actualidad el clima electoral ha caldeado los ánimos. Las denuncias respecto al uso de los dineros del Estado para financiar la campaña electoral del presidente de la Republica, el uso indebido de los medios de comunicación en campaña electoral del candidato oficialista, y la agresividad con que el candidato se refiere a su oponente, Capriles, son algunos de los ejemplos mas destacados.  Estas circunstancias, y la imposibilidad de auditar el registro electoral a fin de constatarse la transparencia de este, han dejado en el ambiente el ánimo de que las elecciones presidenciales podrían ser fraudulentas.
 Pero la desconfianza es mutua. En el caso del actual mandatario, este ha venido denunciando la existencia de un plan de parte de la oposición política, mediante el cual esta estaría interesada en auto proclamarse ganadora, aun antes que el organismo electoral informara oficialmente de los resultados electorales. Con esto, según el gobernante, se buscaría crear un caos, así como desconocer los verdaderos resultados que, según él, le darían el triunfo indiscutible al actual gobernante. El caso es que debido a esta gran polarización, grupos afectos a ambos sectores políticos han demostrado su falta de tolerancia frente a las opiniones contrarias. De igual manera, y a pesar que la mayoría de las encuestas dan un margen importante de apoyo al candidato oficialista, ambos sectores desde ya se declaran ganadores. Todos sabemos que en política no hay nada claro hasta que llega el último momento, pero vale la pena tomar en consideración los acontecimientos que se están desarrollando en ese país debido a las consecuencias que su política ha venido produciendo en otros países de la región.-

Presidente colombiano Santos pide renuncia protocolaria de su gabinete
COMENTARIO:
Tal y como hemos hecho referencia en nuestros análisis anteriores, la popularidad del actual presidente de Colombia ha venido en descenso. Son muchas las causas que se aducen para justificar tal circunstancia, entre ellas la existencia de graves fallas en la política de seguridad y defensa del actual gobierno, hecho que desdice de la actitud que el actual mandatario nacional mantenía cuando se desempeñaba como Ministro de Defensa en el gobierno de su antecesor, Álvaro Uribe. El caso es que la política de Defensa no es la única que ha sido vista con críticas por parte de los colombianos. A pesar de los esfuerzos que el gobernante ha hecho para lograr la firma de Tratados de Libre Comercio, no solo con los Estados Unidos (cuyos trámites fueron iniciados en el gobierno anterior), sino con Europa y Asia, entre otros ejemplos, la economía parece que no ha sido desarrollada en la forma anunciada por el gobernante.
El hecho es que como un hecho sin precedentes, (si lo comparamos con los 8 años del gobierno anterior) el presidente Santos ha pedido la renuncia  a su Gabinete en pleno, conformado por 16 ministros. Esto, a fin de reorganizarlo, con miras a una optimización de las funciones del Estado.
Son muchos los argumentos que han tratado de justificar esta reorganización. Hay quien señala que la misma lo que pretende es tratar de elevar la imagen del presidente Santos, quien según algunos, incluso ha dejado de asistir a lugares públicos para evitar la actitud de la gente en su contra. Otros señalan que la razón del cambio de ministros se debe a la intención de buscar un contrapeso a las denuncias que cotidianamente ha venido realizándole el ex presidente Uribe en contra de la gestión de gobierno, más aun cuando este ha creado una organización civil que pareciera el inicio de un partido político con miras a enturbiarle las elecciones al actual mandatario para las elecciones del 2014. Incluso, hay quien dice que toda esta actitud del presidente Santos obedece a su interés en distraer la atención de los ciudadanos mientras paralelamente trabaja en un plan de paz con las FARC. Sea cual sea la razón de este cambio en la mente presidencial, lo que sí es un hecho claro es el descontento de la población respecto a la política del gobernante, hecho que se destaca en esa pérdida de popularidad a la que nos hemos referido.
Colombia había venido siendo apreciada por la comunidad internacional como un ejemplo de democracia en estos últimos años, en el sentido de que su gobierno había venido luchando duramente para mermar las capacidades de las organizaciones irregulares armadas, como la guerrilla y los paramilitares. De igual forma Colombia se vislumbraba como el “muro de contención”, capaz de evitar que se desbordara el dique del gobierno bolivariano de Venezuela que ha venido expandiendo sus tentáculos hacia otros gobiernos de la región. Sería una pena para ese país, y para la región, el ver que todo ese esfuerzo fuera destruido por falta de políticas serias capaces de corregir los errores cometidos, y de aceptar los aciertos de las acciones ejecutadas por gobiernos pasados simplemente por razones políticas o personalistas.-

Candidato Republicano, Romney, presenta su plan energético y propone la apertura de nuevos campos de extracción en el interior y ante las costas de EU, con la intención de no comprar petróleo en Oriente Medio ni Venezuela.
COMENTARIO:
La carrera por la presidencia de los Estados Unidos ha venido exigiendo de sus candidatos, el actual presidente, Barack Obama, y su contendor Mitt Romney, no solo enfocarse en los problemas más actuales, como la economía, sino incluir otros temas de interés particular, a fin de atraer el voto de ciertos grupos, así como el mencionar otras áreas de interés con el objeto de demostrar la experticia de los candidatos en ciertos temas.
Lo hemos visto con el presidente Obama y su oferta migratoria destinada fundamentalmente a captar el voto latino, importante en Estados como Florida; y lo estamos viendo ahora con Romney, quien se ha referido al desarrollo energético del país como una forma de abrir mayores esperanzas para la economía del país, así como para rebatir a su contendor la opinión que este ultimo emitiera en días pasados. Nos referimos específicamente a la afirmación del presidente Obama respecto a que “Venezuela no era una amenaza para los Estados Unidos”.  
Muy probablemente a Romney se le fue de las manos su oferta de desarrollar energía en los Estados Unidos, mediante la explotación de petróleo, así como de buscar alianzas estratégicas en esta materia con países como Canadá y Méjico. Esto último, con la idea- como lo manifestó expresamente- de no continuar comprándole petróleo “ni a Venezuela, ni al Medio Oriente.”
Sin ánimo de querer influir en la política que el candidato a gobernante quisiera implantar en su país, es obvio que este no ha interpretado plenamente lo que significa englobar en un solo concepto lo que se considera “Medio Oriente”. Sin ánimo de extendernos en un tema tan fascinante, empecemos simplemente por decir que el Medio Oriente lo conforman países que van, desde Arabia Saudita, los Emiratos Árabes, Bahréin, Jordania, Irak, Catar, Egipto, hasta llegar a Israel, e incluso a Irán (si bien este último es Persa). Son muchos otros países, pero solamente mencionamos a unos cuantos, a manera de ejemplo, para señalar el error en que incurre el referido candidato al tratar de unificar en un concepto a muchos de los países con los cuales los Estados Unidos mantiene una estrecha amistad, amén de que posee importantes lazos económicos y comerciales que van mas allá de la venta de petróleo. Esto sin contar el importante aporte estratégico que para los Estados Unidos representan todos estos gobiernos en la región para hacerle contrapeso a Irán y Siria, como enemigos del Estado de Israel.
No vamos a entrar en consideraciones económicas, ni en análisis respecto a la viabilidad o no de una idea, que como la explotación petrolera  en USA, ha tenido serios detractores en el Congreso de los Estados Unidos, y en la sociedad organizada, por la defensa a ultranza del medio ambiente. Simplemente hemos querido mencionar esta circunstancia porque hasta el momento no hemos escuchado en los medios Norteamericanos alguna voz capaz de pedirle al candidato alguna aclaratoria sobre su desafortunada propuesta.-

No comments:

Post a Comment

Archives