Wednesday, August 22, 2012

Bloguero Invitado: Noticias de la Semana- "Argentina: La economía del país sureño va en picada, al tiempo que se intensifica la crisis"

Argentina: La economía del país sureño va en picada, al tiempo que se intensifica la crisis
(http://www.eluniversal.com/internacional/120820/lucha-de-poder-activa-conflicto-en-argentina)

COMENTARIO:

La situación económica de la Argentina ha venido deteriorándose poco a poco. Mientras esto sucede, la presidenta Kirchner inunda el país con discursos populistas, presiona los capitales extranjeros amenazando con nacionalizar a las empresas que pretendan repatriar sus capitales (como lo hizo con “Repsol”); y todo esto sin hacer siquiera alguna mención a los graves problemas del país, como el 25 % de inflación que se come los ingresos de los argentinos. Mucho menos hace referencia a la caída de la industria, y a la falta de reactivación del consumo.
Si pensamos lo que significa para los argentinos ver reducir su patrimonio día a día, por efecto de la inflación, sin tener un mecanismo para evitarlo, la situación resulta bastante complicada. Y es que la tradicional estrategia de inundar el mercado de pesos para acelerar el crecimiento de la economía, mediante la estimulación del consumo, parece ya no tener ningún efecto en la Argentina.

El caso es aún más alarmante si damos como cierto que los indicadores económicos predicen que Argentina tiene un 99 % de posibilidades de entrar en el segundo semestre de este año (es decir, ya) en una recesión económica.

El problema no es meramente un asunto económico. En momentos de crisis, como nos dicta la experiencia en Latino América, se hace preciso la participación de todos los involucrados- víctimas y victimarios-, a fin de llegar a acuerdos en base a realidades que en definitiva producirán consecuencias para todos los ciudadanos. Pero en la Argentina pareciera que la consigna es otra. Frente a la crisis económica que padece, la estrategia que ha venido adoptando el gobierno argentino ha sido la de la persecución política a figuras relevantes de la política nacional, que bien podrían haberle servido de apoyo bajo las circunstancias actuales. Otra estrategia ha sido la de silenciar situaciones más que evidentes, como el hecho que hoy en día la Argentina presenta la inflación más alta del continente. Paralelamente ha ordenado la apertura de investigaciones financieras a los empresarios contrarios al régimen, por evasión de impuestos. Con esta actitud no solo no se ataca el problema económico de fondo, sino que se ahuyenta a los inversionistas y se crea un clima de pánico, el cual muy probablemente los hará recordar los amargos momentos vividos en el pasado no muy lejano en la Argentina.

No siendo suficiente con todo esto, mientras todas las alarmas se encienden en la Argentina, su presidenta alienta a sus seguidores para estimular la discusión para una reforma constitucional capaz de mantenerla en el poder por un tercer periodo constitucional. En otras palabras, que mientras el barco amenaza con hundirse, pedimos a la secretaria que nos confirme la cita con la peluquera.

Para ser sinceros, la Sra. Kirchner no es el único jefe de Estado con el virus de la reelección. Lo vemos con el presidente de Venezuela, quien después de 14 años se presenta nuevamente como candidato presidencial. Se avizora con el presidente Correa, del Ecuador, quien no escatima esfuerzos para hacerse notar, como lo estamos viendo con el caso del asilo concedido al australiano Julian Assange. Se aprecia claramente en el caso de Evo Morales en Bolivia, así como se supone que sucederá con Daniel Ortega en Nicaragua, quien ha logrado la reelección, prohibida en la Constitución de Nicaragua, mediante un sencillo recurso de amparo introducido ante los tribunales de su país. Y todo esto sin que exista un verdadero contrapeso que haga ver a estos gobernantes sus errores, en vista de que las oposiciones políticas en esos países, incluso en la Argentina misma, gozan de un desprestigio político tal, y se encuentran tan divididas, que resulta el remedio peor que la enfermedad misma. La pregunta que nos hacemos es, ¿Hasta cuándo los ciudadanos continuarán aceptando mansamente las decisiones de sus gobernantes? En la actualidad la justicia de Argentina se encuentra enjuiciando por hechos de corrupción al ex presidente De la Rúa. ¿Pasará igual con la Sra. Kirchner en el futuro?

No comments:

Post a Comment

Archives