Friday, July 27, 2012

Blogger invitado - noticias semanales


 *The opinions expressed here do not necessarily reflect those of the Center for Hemispheric Defense Studies, the National Defense University, or the U.S. Department of Defense.  Las opiniones aquí expresadas son las de los autores y no reflejas necesariamente la opinión del CHDS, NDU ni la del gobierno de los Estados Unidos.

15 de julio  2012
Álvaro Uribe se reúne con la oposición venezolana
http://actualidad.rt.com/ultima_hora/view/49188-%C3%81lvaro-Uribe-se-re%C3%BAne-con-oposici%C3%B3n-venezolana
Comentario:
Tal y como lo había anunciado el ex presidente Uribe en su cuenta de Twitter, el pasado fin de semana, el ex mandatario colombiano se reunió con representantes de la oposición venezolana, entre ellos con el ex gobernador y ex candidato presidencial, Oswaldo Álvarez Paz.
No son un secreto para nadie las profundas diferencias políticas que han existido entre Uribe y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, desde que el primero fuera presidente de Colombia. Basta recordar que a pocas horas de entregar la presidencia de su país el presidente Uribe ordenó a su Embajador en la OEA que denunciara oficialmente al gobierno de Venezuela por su colaboración con miembros de la guerrilla colombiana. Recordemos incluso que a raíz de esto el gobierno de Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Colombia, las cuales fueron restablecidas una vez iniciado el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.
De igual modo, tampoco es desconocido que el ex mandatario ha mantenido serias reservas por el curso del gobierno de su sucesor, el presidente Santos, circunstancias que se han acrecentado con las declaraciones del presidente Santos respecto a la relación que mantiene con el presidente Hugo Chávez, de quien se ha referido como « mi nuevo mejor amigo ». Por si esto fuera poco la comunidad internacional, y de esto se ha hecho eco el presidente Uribe, ha visto cómo la guerrilla colombiana ha venido arreciando sus ataques para con blancos civiles en Colombia. Para muestra basta mencionar la bomba que explotó en frente de Radio Caracol en pleno Bogotá, a pocos días de la toma de posesión del presidente Santos, así como la bomba que fue colocada en el vehículo que transportaba al ex ministro Fernando Londoño hace apenas un mes.
Este último caso, tal y como incluso fue denunciado por el propio Dr. Londoño, ha recibido un tratamiento por parte de las autoridades colombianas de manera irregular. De hecho en un momento dado se dió a entender que en vez de haber sido las FARC quienes habrían provocado tan cobarde atentado, podría haber sido algún sector de la ultra derecha (insinuando la cercania con el mismo Álvaro Uribe), e incluso hasta en concordancia con la propia víctima.
Tanto fue el desagrado por esta actitud del gobierno colombiano, que el ex presidente Uribe organizó hace un par de semanas un evento de desagravio al Dr. Fernando Londoño en donde hizo pública la creación de una organización, o Movimiento, al que llamó « Frente Contra el Terrorismo », y al cual definió como de « Puro Centro Democrático ». Esta organización, más que un Movimiento civil, pareciera ser el preludio de un nuevo partido político capaz de competir con el actual mandatario en las elecciones presidenciales de 2014.
Es indudable que el ex presidente Uribe tiene sobradas razones para  preocuparse por el curso de los acontecimientos en su país, sobre todo porque pareciera que todo el esfuerzo de su gobierno, bajo el invalorable apoyo de sus fuerzas armadas, se estuviera diluyendo frente a los eventos que estamos presenciando en Colombia. No obstante, valdría la pena considerar si ese desacuerdo entre ambos mandatarios, en donde ya incluso el propio presidente Santos se ha pronunciado en contra de Uribe (acusándolo de ser, junto con las FARC- el culpable de la mala propaganda en contra de Colombia en el mundo), deba seguir manejándose públicamente como hasta ahora ha sucedido. Hagamos memoria incluso sobre que el ex mandatario ha incluido como herramienta de sus críticas a sus diferencias con el presidente venezolano, hecho que lo ha llevado a apoyar a la oposición de ese país. Resultaría lamentable que tales estrategias, en vez de beneficiar a Colombia, e incluso al ex gobernante, pudieran ocasionarle graves perjuicios, por cuanto que mientras ambos presidentes, Uribe y Santos, dedican su atención a atacarse y esquivar los golpes del contrario, otros frentes podrían estarse consolidando en su país, amén de que el mensaje de discordia entre ambos compatriotas no necesariamente se entiende de la misma manera en la comunidad internacional.
De otro particular, si nos referimos al caso de Venezuela, valdría la pena considerar que aún frente a las grandes diferencias que pudieran existir entre los venezolanos y el Presidente Chávez, e incluso reconociendo el afecto y respeto que muchos venezolanos mantienen frente al ex presidente Uribe, los sentimientos nacionalistas y las tradicionales diferencias que también han existido entre ambos países, tanto históricas, como territoriales -en asuntos limítrofes- en vez de producir el efecto deseado por el ex mandatario, pudieran ocasionar un rechazo automático de cierto sector de la sociedad venezolana- incluso opositor al gobierno de Hugo Chávez- que interpretaría su actitud como una injerencia en asuntos estrictamente venezolanos.   

Julio 16 2012
Creen que Brasil pierde influencia por Chávez. Cardoso calificó de grave incorporación de Venezuela al Mercosur
Comentario:
Resultaría interesante preguntarse hasta qué punto las declaraciones del dos veces presidente del Brasil, y opositor al actual gobierno de su país, Fernando Henrique Cardoso, pudieran ser ciertas, o producto de sus diferencias con sus opositores políticos, el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y la presidenta Dilma Rousseff.
Cardoso señala que “Brasil está perdiendo influencia. Antes, teníamos una influencia no discutida, automática y no anunciada". Atribuyendo como causa de esta situación a la acción del presidente de Venezuela en el Hemisferio.
Dentro de las circunstancias que menciona el ex presidente se encuentra fundamentalmente la manera cómo se permitió que Venezuela ingresara al MERCOSUR, aprovechando la suspensión de Paraguay del organismo (dado que su Congreso había vetado la presencia de Venezuela en dicha organización por considerar que no llenaba los parámetros democráticos exigidos por los estatutos del MERCOSUR).
Resulta curioso que sea un ex presidente brasileño quien negare la influencia que Brasil mantiene como país líder en la región Suramericana, por cuanto que hasta el momento la realidad es que no se vislumbra ningún otro país capaz de disputarle el liderazgo a Brasil como potencia regional y una de las mayores economías del mundo.
Ciertamente que la conducta de Brasil, como gobierno, ha dejado mucho qué desear, no necesariamente porque el presidente de Venezuela haya querido intervenir para demostrar su influencia regional, sino más bien producto de sus propios intereses, y de sus estrategias- bastante criticables- frente a los problemas que se han suscitado en la región. La manera cómo Brasil manejó el caso de Honduras, por ejemplo, bajo ese lamentable espectáculo que significó durante meses en la Embajada de Brasil acreditada  en Honduras, la presencia del ex presidente Manuel Zelaya, su esposa y algunos seguidores, resultó un hecho sin precedentes respecto a lo que ha sido considerada la gran escuela de la diplomacia en el mundo, como lo ha sido Itamaratí. Indistintamente de la poca o mucha influencia que hubiera tenido el gobernante venezolano con el presidente Lula da Silva, para ese entonces, resulta injustificable tamaño desacierto, habida cuenta que Brasil es un país soberano y que en todo caso sus decisiones fueron tomadas en plena libertad de consciencia y bajo el auspicio de sus propios asesores y no de alguna presión política externa, como pudiera dar a entender el ex presidente Cardoso.

Presidente de Paraguay señala que « la suspensión de Paraguay del Mercosur es ilegal ».
Comentario:
En entrevista a un medio de comunicación uruguayo el actual mandatario paraguayo, Federico Franco, no solo denuncia la ilegalidad de la suspensión de su país al Mercosur- y nos atrevemos a agregarle de la UNASUR- sino que señaló que así como hay quienes denuncian que se violó el debido proceso en el caso de la destitución del presidente Lugo, en el caso del Paraguay, al ser suspendida del Mercosur, sin haber sido oída, se violentaron los derechos de esa nación al verse impedida de defender su posición frente a los otros gobiernos que decidieron dicha suspensión a puerta cerrada, en la Provincia de Mendoza, Argentina.
Son muchos los comentarios que la destitución del presidente Fernando Lugo ha originado en la comunidad internacional. Evidentemente que para quienes mantenían una estrecha relación para con el mandatario, como el caso del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, la pérdida de un aliado en la región resultó un verdadero contratiempo. Tanto, que durante los momentos críticos del juicio político que venía desarrollándose en el Congreso Paraguayo, el propio canciller venezolano, Nicolás Maduro, tal y como ha sido denunciado por las autoridades paraguayas, pretendía amedrentar a las fuerzas armadas paraguayas tratando de lograr una reacción de estas a fin de que evitaran la destitución de su comandante en jefe, cosa que para ese momento prácticamente era un hecho.
Lo preocupante de toda esta situación, es que una vez más se ha puesto al descubierto la actitud de muchos gobernantes, la cual en otras circunstancias jamás hubiéramos imaginado. Suponer, por ejemplo, que el presidente Santos, de Colombia, fuese capaz de sugerir, sin argumento alguno, el adelanto de las elecciones presidenciales en Paraguay (hecho que la mayoría de la población Paraguaya parece rechazar), o que el presidente Piñera, de Chile, estuviera de acuerdo con el envío de una “misión de supervisión al Paraguay”, son hechos que llaman poderosamente la atención y que parecieran desvirtuar las diferencias que en muchas oportunidades dichos gobernantes han pretendido demostrar para con la manera poco democrática en que algunos de sus pares, como el caso del presidente de Venezuela, han venido gobernando.
Lo real de toda esta crisis, la cual solo a los Paraguayos les concierne, es que desde hace algún tiempo existía un creciente malestar en distintos sectores políticos y de la sociedad de ese país por la manera como el presidente Lugo venia gobernando.
Fueron varios los elementos incluidos como parte del proceso político en contra del para entonces presidente. Los medios de comunicación suelen referirse únicamente a la muerte de 17 personas en un enfrentamiento entre policías y campesinos en una hacienda de “Curuguaty”, pero adicionalmente a esto debemos recordar el acto político que fue autorizado por el presidente Lugo y organizado por un grupo político de izquierda en interacción con el Comando de Ingeniería de las Fuerzas Armadas, circunstancia que fue considerada como un intento de politización de la institución militar por parte de su presidente. Igualmente se consideró dentro de la acusación la actitud del presidente Lugo de pretender avalar la invasión de tierras por parte de los campesinos y tratar de someter a los miembros de las fuerzas armadas a estas acciones recibiendo estos incluso órdenes de los propios campesinos.
La incapacidad del presidente para impedir el auge de la delincuencia, cada vez mayor, fue otro de los argumentos utilizados en su contra; y por último, el haber firmado sin autorización del Congreso de su país la ratificación del “protocolo de Ushuaia II”, cuyo documento abría la posibilidad de una intervención extranjera para el caso que la democracia de su país estuviera en peligro y el cual fue usado como instrumento precisamente en este caso para que la UNASUR sancionara al Paraguay.
Esta discusión respecto a lo sucedido en el Paraguay aún continúa. Aparte de la apelación de la medida dictada por Mercosur, por parte del actual gobierno Paraguayo, algunas personalidades han querido aprovechar las circunstancias para emitir su opinión. Así tenemos al ex Juez de la Audiencia Nacional de España, Baltasar Garzón, quien el pasado 18 de Julio, declarara desde Brasil que “en Paraguay hubo un golpe de Estado con guante blanco", requiriendo  iniciar una investigación ante la destitución del presidente Fernando Lugo por parte del Congreso paraguayo (http://actualidad.rt.com/actualidad/view/49429-Baltasar-Garz%C3%B3n-hubo-un-golpe-de-Estado-con-guante-blanco-en-Paraguay)
Por lo pronto hasta el momento se espera la decisión de la Organización de los Estados Americanos sobre el caso de Paraguay, la cual se ha reunido tres veces a fin de analizar la situación y evaluar el informe presentado por su Secretario General, sin que hasta el momento se haya podido llegar a alguna conclusión al respecto. Casualmente el pasado 20 de Julio, a solicitud del Embajador, Representante Permanente del Paraguay en dicho organismo, se celebró un Consejo Permanente a puertas cerradas a fin de tratar el tema, pero hasta el momento no ha habido confirmación respecto a que se haya tomado decisión alguna que confirme o no la suspensión de Paraguay de dicha organización hemisférica, decisión esta de suspender a Paraguay, que de ser tomada en esta oportunidad- cosa poco probable-, a diferencia de lo ocurrido con Honduras, no es compartida por el Secretario General de la OEA.
*Comentarios por Virginia Contreras

No comments:

Post a Comment