Tuesday, February 21, 2012

Elecciones Primarias en Venezuela. Más allá de los números


Nahem Reyes[1]


¿Qué fue lo que vivió Venezuela ayer? Simple, la coalición opositora ahora congregada en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) una versión mejorada de la extinta Coordinadora Democrática y donde hacen vida únicamente los partidos político, mediante la vía electoral, se procedió a la escogencia de candidatos únicos que optarán a los cargos de: 1 Presidente de la República, 17 Gobernaciones y 249 Alcaldías. Para ello, el Consejo Nacional Electoral dispuso de 3.707 centro de votación en todo el país, además se encargó de lo referido a la digitalización, trasmisión y totalización de los votos, el Plan República a cargo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para garantizar la seguridad del proceso.

            Los grandes números de la jornada, Venezuela tiene un universo electoral de más de 18 millones, antes de las 23H de ayer la Presidenta de la Comisión Electoral de la MUD, Teresa Albanes anunció al país los resultados: con un 95% de las mesas escrutadas el total de votos sufragados fue poco menos de 3 millones lo que equivale a una participación de menos de un cuarto del electorado nacional. Los sufragios quedaron repartidos así: el actual gobernador del Estado Miranda Enrique Capriles obtuvo una sólida victoria con 1.806.868, su más cercano rival el también gobernador, pero del Estado petrolero de Zulia sumó 867.601 voluntades, unos 150 mil votos restantes quedaron distribuidos entre la Diputada de la Asamblea Nacional María Corina Machado, el ex embajador Diego Arria y el activista político Pablo Medina.

            Pero aguas adentro, ¿cuál es la lectura que podemos hacer de esta jornada de cara a las elecciones presidenciales el 7 de octubre de 2012? Más allá de haber sido una jornada pacífica, tranquila y cívica, amén de la alegría y celebración de los dirigentes de la MUD y el Comando de Campaña de Capriles, a juicio de este humilde servidor, no hay muchas razones para celebrar. Contrariamente, el panorama para la oposición sigue siendo tan gélido como el clima actual en la Europa del Este, los números son preocupantes y disparan una alerta seria para la MUD y al mismo Capriles, si efectivamente quiere llegar a Miraflores.

            Las razones para sostener tal afirmación, estriban fundamentalmente en varios aspectos: se ignoró completamente el panorama actual: la Venezuela de doy presenta una pauperizada economía, severamente lesionada la institucionalidad democrática, aunado que el gobierno de Chávez, implantó un modelo autoritario-coercitivo-populista bajo el marco de un Estado netamente rentista y de corte ideológico socialista. Por si fuera poco, los Poderes Públicos como la Asamblea Nacional, Tribunal Supremo de Justicia, el propio Consejo Nacional Electoral no operan de manera independiente ni constitucional, sino a merced de la voluntad del Mandatario Nacional.

¿Cómo pernea todo esto en el ámbito electoral?, de manera muy adversa, los ciudadanos dependen de la administración pública estatal o regional  en gran medida para emplearse, por tanto para obtener su sustento personal como familiar. Ante esa histórica realidad, el presidente Chávez la ha utilizado para controlar la masa electoral, mecanismos como la infelizmente célebre lista de Tascón y Maisanta. En consecuencia, los empleados públicos, beneficiarios de misiones y los damnificados que aún desde los refugios aguardan por una casa, se abstuvieron de participar en estos comicios.

Un segundo aspecto del análisis, el show mediático costó 111 millones de BsF, equivalente a 26 millones de Dólares USA, sumamente costoso y no a tono con la lamentable realidad política-institucional actual, calculo típico de la mediocre oposición venezolana, lo que dejó en evidencia -una vez más- su miopía política, cuya incapacidad de la dirigencia no puede formalizar y ejecutar pactos políticos de alto nivel en fiel expresión de madures y elevada cultura política, si bien es cierto que la unidad como tal es positiva, pierde viabilidad al explotar en sobremanera el uso de los medios de comunicación social.

Continuando con la revisión de los aspectos de fondo, la oposición venezolana sigue siendo meros y pequeños liderazgos regionales, reducidos a una suerte de nichos geográficos y socio-económicos, a saber: Zulia, Nueva Esparta, Miranda, Carabobo y Distrito Capital, siendo los 3 últimos Estados muy cercanos a la capital. Desde la otra variable, sigue muy concentrada en una parte de la moribunda clase media baja hacia arriba, casos Municipio El Hatillo, Baruta, Chacao, Lecherías (en el interior), es decir, la penetración hacia los sectores populares, digamos las clases D y E, es casi nulo.

Por tanto, quienes ejercieron el derecho al sufragio ayer, acudimos para la escogencia de una figura entre un sector ya marcadamente definido opositor al gobierno de Chávez, los llamados “los escuálidos duros”. De allí, que la campaña de los diversos candidatos era seguida por éstos, situación terrible, pues, se traduce que el diálogo de la oposición hacia el sector popular hoy altamente descontento, no se materializa eficientemente, no convence, o lo que es peor, no luce mínimamente interesante para este grupo que representa poco menos del 80% de la población.

En crudo, un verdadero diálogo entre sordos fue esta primera fase de campaña, pues, los 5 pre-candidatos no incluyeron a estos sectores en sus frugales y poco estructuradas propuestas y mucho menos se habló de las formulas para restablecer un clima mínimo de gobernabilidad ante una eventual victoria con los Poderes controlados por el Chavismo, salvo Diego Arria que si lo consideró. Cerramos estas líneas, como una suerte de llamado a la reflexión, fundamentalmente a la dirigencia opositora, para que hagan a tiempo un verdadero esfuerzo por desarrollar una propuesta programática nacional de carácter policlasista, aún queda tiempo para superar las fallas estructurales aquí descritas.


[1] Certificate of Strategy and Defense Policy of Center for Hemispheric Defense Studies/National Defense University, Washignton D.C., Doctorando en Historia e investigador del Centro de Estudios de América de la UCV.

No comments:

Post a Comment

Archives